De placeres, tristezas y negocios

En mi ciudad hay una sola librería: “Librería y papelería del maestro”. Ubicada en Av. Victoria sur 546, Col. Centro en Gómez Palacio, Dgo.

Pero como su nombre indica, la mayoría de su oferta son libros de apoyo para los maestros, libros académicos y de “interés general” que incluyen en su catálogo a Paulo Coelho y a Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Sí, triste la situación.

Así que mejor crucemos el puente que nos une (¿o divide?) de la ciudad vecina.
En Torreón tenemos más oferta, desde lo fancy y con sucursales como Gonvill, Gandhi y la librería del Fondo de Cultura Económica (FCE), hasta lo céntrico y local, como lo era la librería Cristal, que actualmente ya cerró, pero también está la del Maestro y del Estudiante, para fines académicos y de “interés general” como ya se mencionó; más underground tenemos las de “El libro usado”, una por el teatro Isauro Martínez y la otra por la Alianza, en la cual también venden vinilos.

Hablando de las experiencias de compra:
Gonvill está ubicada en el mall de Plaza Cuatro Caminos, hay variedad y editoriales para todos los gustos, caras como Alfaguara o de las clásicas como Perrúa, digo, Porrúa.
Veo que después de muchos años ya no está el “En construcción” en su página web, ahora al menos ya muestra una lista de las sucursales que tiene en el país. ¿Tanto tiempo en construcción para ello?
Aún así, no es de mis lugares preferidos, pues sus precios y el servicio dejan que desear, incluso a veces era mejor comprar en la librería que tiene Cimaco (ya se me olvidaba incluirla en la lista) en la planta alta del mismo lugar. No es mucha su oferta, pero a veces si encuentras buenos títulos. Ja.

En la librería del Fondo de Cultura Económica solo me interesaba comprar Moleskines, y como en la sucursal de Torreón no las manejan, pues ya es raro que nos demos la vuelta.

Así que Gandhi llegó a darle “una luz” a la región, y “en la torre” a las demás librerías, por supuesto. (i.e., la Cristal y la que estaba en mi Universidad, que también se me había olvidado mencionar pero que solo manejaban libros académicos).

Justo acabo de regresar de mi aventura de verano por el primer mundo al que yo iba con la mentalidad de conocer sus librerías, sus tiendas de discos, y bueno sí, a turistear y divertirme mucho con mis primos.

La primera tienda que visité fue Barnes & Noble en Montclair, California, n’hombre me hubieran visto, emoción total: libros para todos los gustos. La librería era del tamaño de como cuatro Gandhis como la de mi ciudad. Música, Moleskines y journals bonitos, juegos de mesa del tipo de estrategia, muchas revistas, el café, y sí, la modernidad misma en su departamento de ebooks y venta del Nook. Parezco niña que nunca ha estado en una librería de por el estilo, pero es que nunca había estado en una, y lo mejor: traía dinero.
No salí con mucho del lugar: La colección de los libros de George R.R. Martin, ahora que está el hype con lo de Game of Thrones, y el juego de mesa de “Settlers of Catan” que no encontraba en ningún lado.

Aún me faltaba visitar Borders.

Pero posteriormente vendría la noticia: Borders cerraría todas sus tiendas, yéndose “out of business”. Para mi fortuna había una sucursal cerca, la sensación fue la misma que cuando estuve en Barnes, pero esta vez sí me di vuelo. Compré los libros de música que no estaban en Barnes: “Please kill me: the uncensored oral history of punk”, “Punk: the whole story”, “Bad things happen” y “The magicians”, además de un journal, una Moleskine y libros para niños. Y eso que todavía no había muchos descuentos en la tienda y ya no me pude quedar a esperar a que la cerraran y aprovechar los descuentos.

Lo que me parece increíble es que una tienda así vaya a cerrar, era genial estar ahí, también había discos y películas en su catálogo, y los asientos y salitas de lectura eran geniales.
Pero así son los negocios y cuando no tienes tiempo de salir y disfrutar de lo que te gusta porque es más fácil obtenerlo dando un click todo desaparece, la demanda cambia.

Como dice este artículo de Time, Borders invirtió en abrir muchas tiendas, pero además le apostó a los CDs cuando ya habemos poca gente que los compra, además de que no previó el “incremento” de ventas en ebooks como lo hizo Barnes al sacar su dispositivo Nook, que no le gana al Kindle de Amazon pero ahí como lo ven tiene una buena parte del mercado de los ebooks.
Es interesante conocer el modelo de negocios de ambas tiendas, lo que hace una que la otra no hace, y lo que llevó a una a la banca rota mientras la otra sobrevive. Aquí hay más respuestas y porqués.

Triste, pero qué bueno que conocí tan geniales lugares antes de que los cierren. Cosa que ya no me tocó con las record stores. Muchas cerradas ya. La única que encontré fue una f.y.e (for your entertainment) con una buena oferta en CDs. Compre The Big Roar de The Joy Formidable, pero también no les auguran mucho tiempo en el mercado.

Si eso pasa en el primer mundo, qué esperar en el que vivo.

Cuando estuve en el D.F. me encantó la Cafebrería El Péndulo. Tengo la ilusión de algún día traerme una sucursal o algo parecido para la región.

La experiencia de comprar libros es genial, tocarlos, hojearlos, olerlos, juzgarlos por su portada o contraportada, buscar. Lo que me tranquiliza es que sé que no desaparecerán, mientras la demanda exista, aunque los modelos de consumo cambien, existirán, es lo que queda, lo que está escrito. Sea leído impreso o en un “ereader”.

Librerías, no se acaben.
Amazon, no te comas todo.

A ver si Amazon les resuelve todo…

Emoción total.

2 Responses to De placeres, tristezas y negocios

  1. linuxman says:

    Como niña en juguetería🙂 Fíjate que he intentado conseguir los libros de Game of Thrones, pero no los encuentro en Sanborns (que es a la que más asisto), los quería como regalo para mi pingüinita.

    Lo malo es que no se aguantó las ganas y ya los descargó todos en formato PDF, no pues así no se puede. Por eso cierran las librerías.

  2. ¡Hey! te faltó hacer mención de las librerías para cristianos que hay en Torreón jajaja
    Leer es para ricos, los libros nuevos son muy caros y está lejos de mis posibilidades por el momento, así que yo le entro a los usados y al PDF, aunque me pierdo de muchas novedades, no me siento mal. Pero en fin, es leer o medio co¡mer.
    ¡Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: