Aquí es donde sucede la magia

El azul pastel del ambiente, como un cielo despejado.

Mi ropero café, con la colección de Mini Coopers acumulando polvo, esperando mi llegada para su meticulosa limpieza. La boya amarilla, la placa Iowa GG503: recuerdo de las aventuras de mi padre y sus viajes por otros lugares. La figura de Homero Simpson diciendo “¡ouh!”.

Mis audífonos colgados en la pared. Mi caja de los cables. Mis libros no leídos. Mis libros leídos. Larsson, Demille, Bradbury, García Márquez, Hesse, Salgari, Murakami, Nove. Mis nuevos libros de literatura musical. Los archivos inéditos de Marilyn. Mis cuadernos de la secundaria, de la prepa y los libros de texto gratuitos que más me gustaron: ya sea por un cuento o por los dibujos, por los recuerdos. Mis libros de ingeniería. El cálculo que algún día prometí volver a releer y resolver los ejercicios marcados con número impar. La comprensión de la abstracción.

Fur Elise tocando de mi caja musical. Mis joyas: silly bandz, pulseras de conciertos, pulseras negras de plástico.

Mi guitarra sin la sexta cuerda. Mi pizarrón de corcho recargado sobre la pared; algún día lo colocaré en el lugar para el que fue pensado estar.

Mis zapatos guardando polvo; mis tennis de skate; los tennis deportivos; los tennis casuales; los tennis fachuales; y el demás calzado para las ocasiones especiales. Los tennis de domingo.

Mis discos. Mis tres vinilos: Mecano, Queen y Prince. Conservados para el momento en que puedan volver a ser escuchados en la próxima record player que compraré.

Mis juegos de psicometría. Mis bolsas. Mi perfume. Mis flores artificiales. Mi lámpara de pedestal. Mis revistas. Mis sombreros. Mi cama. Mi colchón, los resortes en el mismo. Mi cubrecama de “Las tortugas ninja”, mi sábana de “Bob esponja”, mi edredón de “Yu-gi-oh!”.

Mi monitor de 22”, mi teclado con bocinas, nuestra foto en el escritorio. Mis plumas, mis cuadernos fancys Moleskine o forrados de piel. Mi ipod. Mi computadora, y todo lo que habita en ella.

Natalie Portman diciéndome “Perfection is not just about control; it’s also about letting go”.

Habitación de princesa por las cortinas rosas de encaje que la adornan, elegidas por mi mamá en algún momento, cubriendo el sol de mi ventana al mundo exterior.

Mi cuarto. Mi cueva. Mi lugar.

 

One Response to Aquí es donde sucede la magia

  1. mib says:

    Me gustaron mucho las descripciones, te quedó padre.

    Por cierto quiero un monitorsote así….
    habrá que juntar.🙂

    .++

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: