Si no escribo ésto mi pluma va a explotar

(Trascrito del journal tangible)

Me gustaría decir que no tengo preferencias, yo no discrimino a ninguna, sea Bic, Pentel, Inoxcrom o Montblanc. Ok, la verdad nunca he escrito con ninguna Montblanc o plumas caras por el estilo, pero supongo que no ha de ser muy diferente.
Lo que sí es que de preferencia, si va a ser un texto, narración, o cualquier varia invención, tinta negra debe ser.
Yo no le daba importancia a la tinta; muchas veces escuché que escribir con pluma roja era de mala educación; a mí con pluma roja me gustaba poner los títulos y subrayar cosas, ¡O enlistar puntos! Las viñetas también iban en tinta roja. Nunca terminé de comprender, pero había maestras que querían los signos de puntuación con tinta roja, a mí no me gustaba, parecía un texto herido, sangre por todos lados en mi cuaderno, no no.

Lo que sí es que tuve en mis manos diseños de todos los colores y sabores, como las que en una sola pluma tenías los cuatro colores (porque también incluían un verde palo muy feo), aunque el inconveniente de las mismas es que no eran muy ergonómicas, se dificultaba sujetarlas y manipularlas.
Me acuerdo también de una en forma de jeringuita, traía un líquido de color rojo en su interior, pero la tinta era azul y de punto fino.
Mi mamá me educó también a escribir con punto mediano. Mi letra era demasiado pequeña para todavía ponerme a escribir delgado. Fue entonces cuando tomé conciencia de que había distintos tipos de plumas, además de los diseños, de la manera en que escriben.
¿Recuerdan las Bic “Diamante”? Todavía las manufacturan, pero con ellas fue también que tomé conciencia de la estética. No era lo mismo una de ésas a cualquier regular bolígrafo Bic.

Nunca en mis doce años de educación básica marqué mis plumas como mis pertenencias, pero todos recordamos a algún compañero que sí ¿no?, dentro del bolígrafo podía leerse en una pequeña hojita el nombre del dueño “Abraham G.”, no creo que a Abraham le preocupase mucho marcar sus cosas, pero su mamá sí se ocupaba de pesto. “Abraham, encontré tu pluma”. “¡Ah! ¡Gracias!”. Yo sabía que se le volvería a perder.

Yo también siempre perdí de una manera u otra mis plumas. En preparatoria esta situación se pronunció más. Mis compañeros vecinos de banca ya llevaban un repuesto para prestármelo, y ya sabían que no regresaría. Gracias a todos ellos por facilitarme las herramientas para tomar mis notas.
Alguien que lea ésto podrá decir “¡Pero que irresponsable! ¡Va a la guerra sin armas!” A lo que amablemente responderé: Siempre he ganado guerras con lo que tengo a la mano. De alguna u otra manera. Con y sin armas.
En cambio otras personas, armadas con el mejor de los equipos, no saben como sacarles provecho. Pero bueno, volvamos al tono amable.

De algo de lo que no puedo estar muy orgullosa o ponerme a presumir es de mi letra. A veces no termino de creer que ésta diga algo de mí, no tiene un patrón establecido; no está inclinada hacia ningún lado; y tampoco tiene un tamaño tan exuberante, pero legible sí es.
No me quitaban puntos por ortografía o respuestas en los exámenes, pero sí por la letra, ups.
La verdad es que si quiero, sí puedo escribir “bonito”, pero cuando las ideas quieren pasarse al papel, lo último que me preocupa es cómo se ven, lo que quiero es que estén ahí, y mi mano muchas veces no es tan rápida como la mente, así que por querer que nada se vaya y todo fluya los trazos no salen muy impecables que digamos.

Actualmente escribo con una pluma fuente de cartuchos recargables marca “Inoxcrom”, me la regaló mi novio, es muy bonita y diría que es una fusión moderna con lo clásico de las plumas fuente. (leer con tono de infomercial) Formando así un diseño actual, cómodo y con el cual me siento muy agusto al escribir, éso cuando no se pone de malitas y se tapa. (fin del tono). “The writing obsession” es el slogan de la marca, padre ¿no?
El resto del tiempo, no me importa mucho escribir con plumas que me regalan por la calle las campañas políticas o comprar una de improvisto en la papelería más cercana.
Lo que sí, no hay nada más molesto que una pluma pirata china que no escriba un trazo completo, sino que vaya dejando huellas de caracteres incompletos. Agh.

Me hubiese gustado escanear este post que fue escrito en el journal tangible, para evidenciar mi letra y el trazo de la pluma, pero preferí transcribirlo, jsjsjs.

One Response to Si no escribo ésto mi pluma va a explotar

  1. jaja…habia olvidado de esos chic@s que marcaban sus plumas.
    Que onda con sus mamas. Quien tiene el tiempo de marcar cada una de las plumas???

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: